Tu muerte prematura o de tu compañero deja a los demás miembros de tu familia desprovistos de una parte considerable de los ingresos requeridos para satisfacer las necesidades básicas.  Supongamos por un momento que aportas a tu familia $2,000 mensuales ($24,000 anuales) y que tienes 30 años de edad, piensas tener una hija. ¿Cómo podemos calcular la pérdida económica que sufre tu familia si mueres prematuramente? Podemos proyectar esa suma hasta que tu hija termine los estudios graduados de universidad, si interesara una maestría o hasta que se pague la hipoteca de la residencia que acabas de comprar. Debes proyectar esa suma a 25 años. Si asumes tu salario de $24,000 y un ajuste inflacionario de 3% anual y el resultado arrojará la suma total de $901,000 como el potencial de ingresos perdidos.

¿Cómo cubres este riesgo? La manera más cómoda es pagarle todos los meses una suma de dinero relativamente pequeña a una compañía de seguros a cambio de que, en la eventualidad que mueras, la compañía de seguros le entregue a tu familia $901,000 para compensar la pérdida económica que han sufrido. Sólo la pérdida económica, pues nada podrá sustituir la pérdida emocional de un ser querido.

Hay dos grandes categorías de seguros de vida: seguro de término y seguro permanente. El seguro de término es puro seguro como lo es el de automóvil, compras cubierta por un periodo de tiempo. Si mueres durante ese periodo de tiempo, la compañía de seguros paga a su familia la suma de dinero que se especificó en el contrato. Si no mueres durante ese periodo, la póliza expira. Si quieres continuar asegurado tiene que renovar el contrato a un costo más alto, porque ahora eres más vieja y el riesgo para la compañía de seguros es mayor.

Hay tres modalidades de seguro permanente: los contratos de vida entera (whole life), los contratos de vida universal (universal life) y los contratos de vida variables (variable life). Discutimos aquí los primeros dos. Cuando se adquiere un contrato del tipo whole life, pagas una suma fija por el resto de tu vida o mientras quieras mantener el contrato en vigor. A cambio de dichos pagos y en la eventualidad de que mueras, la compañía de seguros se compromete a pagar a las personas designadas como beneficiarios la suma fijada en el contrato. Además, el contrato incluye una cuenta que acumula valor monetario (cash value) y que le paga una tasa de interés fija anualmente. En este tipo de seguro, los intereses acumulados en la cuenta crecen libres del pago de contribuciones hasta el día en que liquides el contrato. Si cancelas el contrato antes de un periodo de tiempo estipulado, hay una penalidad (surrender charges).

El seguro de vida universal opera en forma similar, pero puedes aumentar o reducir el pago mensual y la cantidad de seguro de vida como parte del mismo contrato, según tus circunstancias personales cambien. Si las circunstancias económicas no permiten hacer los pagos, puedes dejar de pagar mientras la cuenta tenga ahorros acumulados.

En Muñoz & Company, Inc. podemos orientarte.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>