Se estima que una de cada cuatro mujeres y hombres con 20 años de edad al presente tendrán un problema de incapacidad temporal o permanente antes de la edad de retiro. El 12% de la población de Estados Unidos, incluyendo a Puerto Rico está clasificada como incapacitada y más del 50% de dichas personas están en su edad productiva, entre los 18 a 64 años de edad. Alrededor del 5% de los trabajadores de Estados Unidos, incluyendo a Puerto Rico, estaban recibiendo beneficios del seguro social por incapacidad en el 2011.

En el 2010 había sobre 2.5 millones de trabajadores incapacitados entre las edades de 20 a 40 años recibiendo beneficios de seguro social por incapacidad. Una mujer de 35 años, 125 libras, que no fume y trabaje en una oficina, tiene un 24% de probabilidad de sufrir una incapacidad de al menos 3 meses durante su carrera y un 38% de probabilidad de que dicha incapacidad perdure por 5 años.

Si generas $30,000 anuales y tu incapacidad dura tres años, habrás perdido $90,000, bajo el supuesto de que no hubieses recibido aumentos en sus ingresos durante esos tres años. Pero no pierdes solamente esos ingresos, que no puedes generar mientras estés incapacitado, puedes perder tu casa y tu automóvil que probablemente sean tus otros activos.

La hipoteca de la casa es el gasto mensual más alto para muchas personas, seguido del pago del automóvil y el colegio de los niños. Los niños pueden sustituir la escuela privada por la escuela pública. Pero, ¿cómo sustituyes la casa y el automóvil si no puedes pagar la mensualidad por un periodo tan largo?  ¿Esperará el banco dos o tres años por ti?

Si cualificas para una póliza de incapacidad privada debes explorar adquirirla. Las pólizas de incapacidad varían considerablemente dependiendo del grado de riesgo de la ocupación que ejerzas, tu nivel de ingresos, tu edad y tu condición de salud. Cuando adquieras una póliza de incapacidad debes averiguar cuidadosamente la definición de incapacidad del contrato. Mientras algunas pólizas pagan los beneficios si no puedes generar ingresos en tu ocupación acostumbrada, otras son más restrictivas y condicionan los pagos a que no puedas generar ingresos en ninguna actividad productiva.

Además, debes considerar el periodo de espera. Unas pólizas ofrecen 30 días de espera para comenzar a recibir los beneficios, otras 90 días y hasta 6 meses. En cuanto a los beneficios que paga las pólizas, la inmensa mayoría de éstas no le pagará mas del 60% de los ingresos que estés generando al momento de firmar el contrato de seguro.

En Muñoz & Company, Inc. podemos orientarte.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>